Noticias de Mercedes

Hamilton, el innato; Rosberg, el cerebral

Foto Hamilton, el innato; Rosberg, el cerebral

La sesión oficial de clasificación del GP del Canadá ilustró claramente ciertas diferencias de mentalidad y actitud entre los pilotos de Mercedes, Lewis Hamilton y Nico Rosberg, únicos candidatos a la corona de pilotos del 2015.
Hasta el momento de la decisiva Q3, el alemán había disfrutado de un fin de semana más fluido que el inglés.
Hamilton acabó la jornada del viernes estampado en la escapatoria de la horquilla al hacer un aquaplaning bajo la lluvia. Por lo tanto, la tercera sesión libre del sábado iba a resultar importantísima de cara a la preparación de la clasificación.
Pero entre errores propios -se salió en la primera curva al montar los superblandos- y banderas rojas -Felipe Nasr se estrelló con el Sauber al accionar por error el DRS mientras zigzagueaba para calentar los neumáticos en la recta larga-, el caso es que Lewis acabó los libres del sábado en la cola del grupo, con solo nueve vueltas completadas.
Por su parte, Rosberg estaba cómoda y holgadamente instalado en la primera posición, con el doble de giros recorridos y un intento de clasificación con superblandos en su banco de datos cerebral.
En la decisiva Q3, la igualdad entre Hamilton y Rosberg se difuminó como por encanto y el inglés conquistó su 44ª pole
En la Q1, que ambos superaron con neumáticos blandos, Rosberg superó a Hamilton por apenas dos milésimas de segundo, mientras que Williams y Ferrari perdían la mitad de sus efectivos por sendas averías de Felipe Massa y Sebastian Vettel (el brasileño rompió la fijación de la válvula de descarga del turbo y se quedó sin potencia; el alemán tuvo una avería en el sistema híbrido, y además le han caído cinco puestos de sanción en la parrilla por adelantar a Roberto Merhi con bandera roja en los libres del sábado).
En la Q2, nuevamente la igualdad fue cristalina entre los dos W06, esta vez con Hamilton doce milésimas más rápido que Rosberg en su primer intento de vuelta rápida del día con los neumáticos superblandos.
Y luego, en la decisiva Q3, la igualdad se difuminó como por encanto y Hamilton conquistó su 44ª pole position -a solo una de empatar con Vettel en el tercer lugar de todos los tiempos, por detrás de Michael Schumacher (68) y Ayrton Senna (65)- con arrebatadora facilidad.
¿Qué pasó?
Según explicó Rosberg después, pasó que le tocó un juego “malo” de superblandos para su primer intento. Notó una acusada falta de agarre en el tren trasero, que le costó tres décimas de segundo. Un mundo, habida cuenta de la igualdad vista hasta ese momento.
Podía hacer dos cosas. Confiar en que la cosa se resolvería sola con el segundo juego, o tratar de hacer algún cambio de reglajes para compensarlo.
Fiel a su devoción por la ingeniería, Nico optó por no quedarse de brazos cruzados y hacer algo
Aquí cabe hacer un inciso. A Nico le gustaban mucho las matemáticas y la física en la escuela y estuvo a punto de entrar en el Imperial College de Londres para estudiar aerodinámica. En el 2002, a los 17 años, antes de probar un Williams-BMW de F1 como premio por haber ganado la F-BMW alemana de ese año, realizó el cuestionario de ingeniería y mecánica al que Williams somete a todos sus pilotos nuevos, sean debutantes o estrellas consagradas. Sacó la mejor nota que jamás había sacado nadie.
Fiel a su devoción por la ingeniería, Nico optó por no quedarse de brazos cruzados y hacer algo. “No podía limitarme a decir: ‘Bueno, el agarre volverá con el siguiente juego’ y no hacer nada, porque eso son meras suposiciones”, dijo, en declaraciones que recoge Motorsport.com.
Y, ya se sabe, a los ingenieros no les gustan las conjeturas.
Así que Nico adaptó el coche al nivel de agarre que le había ofrecido el primer juego “malo” de superblandos. Entonces se encontró que la adherencia de los neumáticos volvía a ser normal y que ahora tenía demasiado subviraje.
Ni él ni Hamilton mejoraron en el segundo intento, y Nico volvió a ceder casi tres décimas respecto de su compañero (1:14.570 hizo el inglés; 1:14.835 el alemán).
Salir a ciegas y fiarlo todo al talento innato le dio una pole a Hamilton por la que Rosberg no pudo luchar por ser demasiado cerebral.
Por comerse el coco, vaya.
Parrilla de salida
1. Lewis Hamilton (Mercedes) 1:14.393
2. Nico Rosberg (Mercedes) 1:14.702
3. Kimi Räikkönen (Ferrari) 1:15.014
4. Valtteri Bottas (Williams-Mercedes) 1:15.102
5. Romain Grosjean (Lotus-Mercedes) 1:15.195
6. Pastor Maldonado (Lotus-Mercedes) 1:15.329
7. Nico Hülkenberg (Force India-Mercedes) 1:15.614
8. Daniil Kviat (Red Bull-Renault) 1:16.079
9. Daniel Ricciardo (Red Bull-Renault) 1:16.114
10. Sergio Pérez (Force India-Mercedes) 1:16.338
11. Carlos Sainz (Toro Rosso-Renault) 1:16.042
12. Marcus Ericsson (Sauber-Ferrari) 1:16.245
13. Fernando Alonso (McLaren-Honda) 1:16.276
14. Felipe Nasr (Sauber-Ferrari) 1:16.620
15. Felipe Massa (Williams-Mercedes) 1:17.886
16. Roberto Merhi (Manor Marussia-Ferrari) 1:19.133
17. Will Stevens (Manor Marussia-Ferrari) 1:19.157
18. Sebastian Vettel (Ferrari) 1:17.344 *
19. Max Verstappen (Toro Rosso-Renault) 1:16.245**
20. Jenson Button (McLaren-Honda) sin tiempo***
(*) 5 plazas de penalización por adelantar con bandera roja
(**) 15 plazas de penalización, 5 por sanción de Montecarlo y 10 por montar el sexto motor del año
(***) Saldrá desde el pit lane, autorizado a salir por los comisarios deportivos

Volver a noticias