Noticias de Rallies

El KH-7 Epsilon Team vuelve a la carga en el Dakar con Juvanteny, Criado y Domènech

Entre Jordi Juvanteny y José Luis Criado acumulan un total de 54 participaciones, las últimas 10 con el apoyo de KH-7. “No imaginamos pasar estas fechas separados el uno del otro”, reconocen.
Su acompañante esta edición será el debutante Xavi Domènech, que afronta el reto con ilusión: “Sé que será muy duro tanto física como mentalmente, pero estoy muy bien preparado”.
Tras el inesperado abandono del año pasado en Perú, el equipo español buscará quitarse la espina celebrando su 14ª victoria en la categoría de 6x6 y la segunda de Producción.

El KH-7 Epsilon Team es parte de la historia del Dakar. El piloto Jordi Juvanteny y su copiloto José Luis Criado forman, sin ninguna duda, una de las parejas más populares de la prueba. No en vano, ambos comparten equipo desde 1995 y entre los dos suman 54 participaciones. Esta edición será muy especial para ambos, ya que se cumplirá justo una década desde que su camión MAN luce los llamativos colores de KH-7. Coincidiendo con esta efeméride, la tripulación se verá completada por el debutante Xavi Domènech.

Nadie conoce mejor que ellos el Dakar. El piloto Juvanteny debutó en 1991, cuando la prueba todavía se celebraba en África, y acumula ya la friolera de 26 participaciones. En el asiento de su derecha volverá a tener a Criado, el español con más participaciones dakarianas a sus espaldas, que el próximo enero vivirá su 29ª presencia consecutiva. Llevan 24 años acudiendo juntos y en todo ese tiempo han sumado 13 victorias en la categoría 6x6 y un título en Producción. “No imaginamos pasar estas fechas separados el uno del otro”, bromean estos dos grandes amigos.

Para incrementar su palmarés, en esta ocasión han decidido realizar pequeñas modificaciones en su camión MAN 6x6 de 780 CV de potencia, ahora más ligero y con mejor suspensión neumática. Jordi Juvanteny explica que “al llevar un vehículo de serie tenemos muy poco margen de mejora, aunque hemos perdido alrededor de 300 kilos de peso y regulado las suspensiones para movernos algo mejor entre las dunas. No son cambios importantes pero cualquier mejora siempre se agradece en un terreno tan difícil”.

Esta ‘leyenda del Dakar’ nacida hace 58 años en Sant Feliu de Llobregat avisa que “esta edición será la continuidad de la anterior y habrá puntos muy complicados de navegación entre las dunas que nos pondrán a prueba a todos los participantes. A nosotros nos gusta mucho la arena, aunque en Perú hay zonas muy blandas en la que acusaremos nuestra falta de potencia. Esperamos sufrir, pero también disfrutar y, sobre todo, llegar al final para olvidar el mal trago del año pasado”.

Y es que Juvanteny confiesa guardar un amargo recuerdo del abandono en la segunda etapa del 2018 tras quedar encallados en una olla gigante del desierto peruano: “Estoy convencido que se debió a un cúmulo de mala suerte y que difícilmente vaya a repetirse una situación igual. La organización fue la primera sorprendida y, aunque este año volveremos a pasar dos veces por la misma zona, seguro que tomará medidas para impedir que vuelva a producirse aquel caos”.

Su inseparable compañero José Luis Criado también quiere sacarse la espina de la pasada edición. “Nos tocó vivir la peor cara de esta apasionante carrera, pero lo positivo fue que tuvimos la capacidad, esfuerzo y valor suficiente para poder sacar el camión de allí. Este año pondremos todos los medios para que no se repita y podamos volver a la senda de los buenos resultados”, asegura.

El carismático notario andaluz de 61 años afincado en Catalunya presagia “un rally muy difícil, en el que la navegación será clave sobre un terreno complicado como las dunas que a nosotros nos favorece, porque la arena es nuestro elemento favorito. Estamos con mucha ilusión y nos gustaría celebrar nuestra década de relación con KH-7 con los triunfos de 6x6 y Producción”.

Juvanteny y Criado irán acompañados al Dakar 2019 por Xavi Domènech, quien vivirá su primera participación en la carrera más dura del mundo. “Para mí es un honor acompañar a estas dos leyendas y estoy convencido de contar con los mejores compañeros posibles para debutar. Son dos auténticos profesionales que suman más de 50 participaciones en esta prueba y con los que espero vivir una experiencia inolvidable”.

Este vecino de Vic (Barcelona) de 56 años, confiesa afrontar el desafío con máxima ilusión: “En mi tierra hay mucha tradición dakariana y hace muchos años que sigo la prueba con pasión por televisión e internet. Siempre tuve ganas de participar y ahora se me presenta una oportunidad que no puedo dejar escapar. Sé que será muy duro tanto física como mentalmente, pero estoy muy bien preparado y espero ayudar al equipo en todo lo que pueda”.

Los tres integrantes del KH-7 Epsilon Team partirán desde el aeropuerto de El Prat (Barcelona) el próximo 3 de enero, con destino a Lima, donde el día 6 arrancará la 41ª edición del Dakar. Por delante, a Juvanteny, Criado y Domènech les aguardarán 10 duras etapas por Perú, con unos 5.000 kilómetros, de los que 3.000 serán cronometrados. Un desafío mayúsculo que seguro les deparará apasionantes sorpresas por el camino, más si tenemos en cuenta que volverán a ejercer de asistencia en carrera del potente Team De Rooy, con el holandés Gerard de Rooy y el argentino Federico Villagra, dos candidatos al título de camiones.

Volver a noticias